Hay épocas del año en que viajar a Roma es sinónimo de tener que hacer colas kilométricas para entrar en algunos de sus lugares más reconocidos. Sin embargo, si no se dispone de mucho tiempo o simplemente no tenéis paciencia o no estáis dispuestos a perder horas de vuestra vida haciendo colas que parecen no tener fin, tenéis algunas opciones para evitarlo.

El Coliseo es uno de los monumentos más visitados de la ciudad y las colas para conseguir una entrada para acceder durante los meses de temporada alta pueden llegar a ser de dos horas. Una opción es madrugar mucho e ir a hacer cola antes de que abran a las 8:30 horas de la mañana, pero hay mucha gente que decide hacer esto, por lo que tampoco es garantía de que te ahorres la cola.

entrar en el Coliseo sin hacer cola

Sin duda, la mejor opción es la de llegar con las entradas ya en el bolsillo. Desde hace un tiempo existe la posibilidad de comprar las entradas a través de la página web de la Società Cooperativa Culture de Roma. En esta web se pueden conseguir las entradas para adultos, las reducidas (ciudadanos de la UE de entre 18 y 25 años) o las gratuitas (ciudadanos de la UE menores de 18 años).

La única pega es que para comprarlas te hacen pagar un recargo de 2 euros, es decir, la entrada en lugar de costar 12 euros cuesta 14, pero os aseguro que cuando lleguéis allí y veáis la cola que os habéis ahorrado agradeceréis infinitamente haber pagado los 2 euros. Además, estas entradas no tienen fecha ni hora, por lo que podéis ir al Coliseo cuando más os apetezca.

Además, una vez compradas las entradas a través de la web de CoopCulture, en el último paso de la compra os ofrecerán dos opciones: imprimirlas vosotros directamente o bien os enviarán un código para que las vayáis a recoger a las taquillas. Si tenéis impresora en casa escoged la primera opción así iréis directos a los tornos de entrada del recinto.

entrar en el Coliseo sin hacer cola

Otra alternativa, si no estáis dispuestos de ninguna manera a pagar los 2 euros de la reserva por Internet, es ir a hacer la cola en el acceso del Foro romano y palatino, situado un poco más allá del Coliseo, casi al final de la Via di San Gregorio. Las entradas del Foro te dan acceso al Coliseo, al igual que las del Coliseo te dan acceso al Foro, por lo que ir a comprarlas en este punto suele ser mucho más rápido que esperar a las puertas del Coliseo, pues habitualmente no hay ni la mitad de gente.

Finalmente, en el caso de que tengáis la Roma Pass, la tarjeta turística que durante tres días te da acceso ilimitado a los transportes públicos y también te permite entrar gratuitamente en dos monumentos y te ofrece descuentos para el resto, tened en cuenta que también podréis acceder al Coliseo sin hacer cola. Únicamente deberéis pasar por la taquilla para que os den la entrada correspondiente del monumento.