Las iglesias son uno de los grandes patrimonios de la ciudad de Roma. Hay en casi todos los rincones. El skyline de Roma está lleno de cúpulas que coronan estos templos que se han convertido en uno de les grandes atractivos de la ciudad. Obviamente las hay de más bonitas, otras que lo son menos, pero hay algunas que tienen auténticos tesoros entre sus paredes que las convierten en parada casi obligatoria cuando uno se va de viaje a Roma.

A continuación os dejamos un listado de las seis mejores iglesias de Roma, que no deberíais dejar de visitar si vais a la ciudad eterna:

San Pietro in Vincoli

Aunque está un poco escondida y, según como, cuesta de encontrar, San Pietro in Vincoli es una de las iglesias más concurridas de la ciudad. El motivo? Al fondo de una de las naves está el imponente Moisés de Miguel Ángel.

Esta escultura debía formar parte de un gran mausoleo, con más de 40 estatuas, que el Papa Julio II encargó al escultor para colocarlo dentro de la Basílica de San Pedro, pero finalmente terminó en esta iglesia y sin finalizar. Sin embargo, lo poco que hizo Miguel Ángel es una auténtica maravilla y vale la pena quedarse unos minutos contemplando el realismo y todos los detalles de esta gran escultura.

Para acceder a ella lo mejor es hacerlo desde la Via Cavour donde está la señalizada la escalinata de San Francisco de Paula que casi llega hasta la plaza donde está la iglesia.

Santa Maria del Popolo

Como su nombre indica, esta iglesia está ubicada en la Piazza de Santa Maria del Popolo, donde también están las dos iglesias gemelas de Santa Maria in Montesanto y Santa Maria dei Miracoli. Ahora bien, la primera de estas tres es la que tiene un mayor tesoro en su interior. Y es que en un de las capillas, la que queda a la izquierda del ábside, se pueden contemplar dos cuadros de Caravaggio: La conversión de San Pablo y La crucifixión de San Pedro. Además, la Capilla Chigi (la segunda de la nave izquierda) fue creada por Rafael.

Santa Maria della Vittoria

Santa Maria della Vittoria

Ubicada en el centro de la Vía XX Settembre, posiblemente sería una de esas iglesias de la ciudad por la que pasarías por delante y no te pararías a entrar, pero en una de sus naves hay otra joya del barroco: El éxtasis de Santa Teresa de Gian Lorenzo Bernini. El conjunto escultórico representa la transverberación que Santa Teresa de Ávila describe en su Libro de la Vida. Aparte del conjunto central, también llaman mucho la atención los relieves laterales que representan a la familia Cornaro, que financió la obra, contemplando la escena.

San Luigi dei Francesi

San Luigi dei Francesi

Es la iglesia de los católicos franceses y está ubicada justo detrás de la concurrida Piazza Navona, en la plaza del mismo nombre. El gran atractivo de este templo está en la capilla Contarelli, al final de la nave izquierda, donde se conservan tres reconocidas obras de Caravaggio: La vocación de San Mateo, San Mateo y el ángel y El martirio de San Mateo.

Santa Maria in Trastevere

Situada en la plaza del mismo nombre, en el corazón del barrio del Trastevere, uno de los más peculiares y auténticos de Roma, es una de las iglesias más antiguas de la ciudad. Data del siglo IV, aunque fue reconstruida en el siglo XII. En su interior hay unos preciosos mosaicos sobre el ábside, mientras que debajo hay otros seis que relatan la vida de María.

Santa Maria Maggiore

Es la iglesia más grande dedicada a María. El interior muestra el esplendor y la magnificencia de esta basílica papal (durante unos años fue la residencia de los papas e incluso hay algunos que fueron enterrados aquí) que en 1990 fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

La Capilla Sixtina y la Paulina, también conocida como capilla Borghese, son las dos más espectaculares, coronadas con frescos y decoradas con valiosas pinturas y tumbas monumentales.