Después de cinco días de ruta en coche por Croacia, los paisajes verdes de Eslovenia nos recibieron con una impresionante cortina de agua. Sin embargo, no hizo falta modificar nuestros planes. ya que la primera parada prevista eran las cuevas de Postojna.

Ubicadas junto al municipio de Postojna, estas cuevas tienen una longitud de 20km, aunque sólo se pueden visitar los 5 primeros, 4km de los cuales se recorren con un tren y 1km a pie acompañado por un guía.

En el momento de comprar las entradas, que determinan la hora en que se puede acceder a la cueva, te hacen elegir el idioma del guía con quien quieres ir. Ofreden esloveno, inglés, francés, alemán, italiano, pero no español.

El precio de la entrada es carísimo, ya que cuesta 22,90 €. Las cuevas son espectaculares, pero teniendo en cuenta el elevadísimo precio de sus entradas no tenemos claro si recomendaros mucho la visita… La relación calidad-precio no es nada buena, eso es evidente.

Lo que venden ellos es que con esta entrada puedes combinar entradas a otras atracciones de la zona y todas ellas te salen más baratas, pero aún así sigue siendo carísimo. En esta página web se puede consultar todos los packs de entradas que se ofrecen.

Cuevas de Postojna en Eslovenia

El recorrido en tren (unos 10 minutos para entrar y 10 más para salir) es una de las partes más curiosas de esta visita, ya que pasa por decenas de galerías iluminadas, se cuela entre estalactitas y estalagmitas gigantescas y nos ofrece la sensación de estar viajando al centro de la tierra. Incluso se pasa por una sala iluminada por una gran lámpara de araña, la Sala de Conciertos, donde en contadas ocasiones se ofrecen conciertos para aprovechar su buena acústica.

El resto del recorrido a pie es muy accesible, aunque conviene ir abrigado (en el interior la temperatura suele estar cerca de los 9ºC) y no está de más un calzado que evite que hagamos patinaje, ya que el suelo está muy húmedo.

No hay que olvidar que está completamente prohibido tocar las estalactitas y las estalagmitas porque se detendría su ciclo natural de crecimiento.

El castillo de Predjama

A sólo 15 minutos en coche de las cuevas de Postojna, está el castillo de Predjama, donde se puede visitar otra cueva. La entrada a este castillo es una de las que se puede combinar con las cuevas de Postojna.

Nosotros no quisimos pagar por ver otra cueva, aunque la entrada también permite acceder al interior del castillo, pero previamente habíamos leído que no valía mucho la pena, así que únicamente nos acercarnos a la zona para verlo desde fuera, ya que su ubicación en las rocas lo convierten en uno de los castillos más singulares del mundo.