Nuestra primera parada Eslovenia, después de cinco días de ruta en coche para Croacia, habían sido las cuevas de Postojna, un plan perfecto para ocupar la mañana y a la hora del almuerzo poder estar en el centro de Liubliana, la capital eslovena.

Esta ciudad, de apariencia típicamente centro europea, la fundaron los romanos en el año 48 y a lo largo de los siglos fue sufriendo numerosas ocupaciones y cambios de regímenes hasta que se disolvió el imperio austrohúngaro. Fue entonces cuando el país se integró dentro del reino de Croacia y Serbia, momento en que la ciudad se agrandó gracias al trabajo del arquitecto Joze Plecnik (Ljubljana, 1872), que construyó nuevos edificios, restauró de antiguos y reordenó los espacios. Una de sus grandes obras fue la intervención en la orilla del río, convirtiendo el espacio en un parque lúdico. La Ljubljana de hoy es tal y como la conocemos gracias a Plecnik.

Ahora bien, Eslovenia no logró la independencia hasta 1991. Durante la Segunda Guerra Mundial la ocuparon primero los italianos y después los alemanes, y con el final del conflicto el país pasó a formar parte de la República Federal Socialista de Yugoslavia hasta que ésta desapareció.

alojamiento en croacia y eslovenia

Alojamiento en Ljubljana

B&B Petra Varl Accomodation (Vodnikov trg, 5A)

Como la ciudad no es muy grande y su centro histórico se puede recorrer perfectamente a pie, optamos por alojarnos en el centro por 67€ la noche los dos con desayuno. Las instalaciones son muy nuevas, pero el edificio no dispone de ascensor. Eso sí, a pesar de venderse como un B&B no consideramos que cumpla mucho con esta nomenclatura. En las habitaciones hay un armario que se convierte en una especie de cocina, con una nevera donde hay leche, zumo y tostadas y con un calentador de agua y una tostadora, y tú mismo tienes que prepararte el desayuno que, obviamente, no es nada del otro mundo. Indudablemente, lo mejor era su ubicación. Si viajáis en coche, sobre el tema del aparcamiento, a veces se puede aparcar en el patio trasero de la casa, entre las cinco de la tarde y las ocho de la mañana, pero no siempre lo pueden ofrecer. El aparcamiento más cercano, PH Kapitelj, es muy caro, mientras que el de la estación de trenes (a 5 minutos en coche y a 15 minutos a pie) cuesta 7€/24 horas. Nosotros optamos por dejarlo en el parking de la estación.

Qué visitar en el casco antiguo de Ljubljana?

El barrio viejo de Ljubljana, de marcado estoy barroco, va desde la orilla del río hasta la base del castillo. Está la catedral, el ayuntamiento y una serie de pequeñas plazas muy seguidas (Mestni trg, Stari trg y Gornji trg) que forman una de las calles más transitadas y animadas de la capital. Lo más recomendable es dar un paseo por el centro de Ljubljana.

visitar ljubljana en un dia eslovenia

Stolnica Sv Nikolaj (Catedral de San Nicolás)

El origen de esta catedral es una iglesia románico-gótica del siglo XIII construida por los pescadores. De aquella época se conserva una dovela con la cara de Cristo y una Piedad gótica. Ahora bien, el templo actual, con unas cúpulas muy llamativas, fue construido en 1701 siguiendo los planos del arquitecto italiano Andrea Pozzo, aunque la cúpula la agregó el esloveno Gregor Macek en 1841. Las puertas de bronce no se colocaron, sin embargo, hasta 1996 coincidiendo con una visita del Papa Juan Pablo II. Una está dedicada a la diócesis de Ljubljana y la otra a la historia de la ciudad. El artista se representó en la parte inferior izquierda y se dice que tocarle la nariz trae buena suerte.

Skofijski Dvorec (Palacio Episcopal)

De origen renacentista, fue ampliado a mediados del siglo XVII y reconstruido en estilo barroco a finales del XVIII, cuando se colocó la actual fachada. Tiene un claustro muy bonito. Fue la residencia de Napoleón durante su estancia en la ciudad.

visitar ljubljana en un dia eslovenia

Vodnikov Trg (Plaza Vodnik)

Creada en 1895 para poder levantar el mercado. El nombre y la estatua rinden homenaje al poeta Valentin Vodnik.

Krekov Trg (Plaza Krekov)

Es la prolongación de la Plaza Vodnik y el punto de partida del funicular que sube hasta el castillo. Destaca el teatro de marionetas, Lutkovno Gledalisce Ljubljana.

Glavna trznica (Mercado Central)

Tiene una parte cubierta y otra al aire libre y va desde la Plaza Vodnik hasta los Tres Puentes. Es obra de Plecnik.

Tromostovje (Tres Puentes)

Es uno de los símbolos de la ciudad, que une el casco antiguo con el Barrio Nuevo. Fue construido en 1842, pero en 1931 Plecnik le añadió dos pasarelas laterales dándole un aire veneciano.

Zmajski Most (Puente de los Dragones)

Construido en 1901 con hierro y hormigón, debe su nombre a las cuatro estatuas de dragones que hay en sus extremos. Es otro de los símbolos de la ciudad.

Mestni Trg (Plaza Municipal)

Esta plaza es el centro neurálgico de la ciudad. Es la sede del Ayuntamiento y de la Fuente de los Tres Ríos de Carniola (Sava, Krka y Ljubljanica). También está la Casa Souvanova, la Casa Drofenig y el busto del compositor alemán Gustav Mahler.

Stari Trg (Plaza Vieja)

A continuación de la Plaza Municipal, es el centro del casco antiguo y está flanqueada por el Palacio Crnomelj, Tranca (prisión y baños públicos), el Palacio Schweiger y la iglesia de San Florián.

Levstikov Trg (Plaza de Levstik)

El trazado de la plaza es obra de Plecnik. Está el Palacio Gruber, la iglesia de Santiago (su campanario es la torre más alta de Ljubljana) y la columna de María.

visitar ljubljana en un dia eslovenia

Ljubljanski Grad (Castillo)

Ubicado en la colina Grad, se puede acceder a él en funicular (2,20€ ida/ 4€ ida y vuelta), en tren turístico o subiendo por alguno de los caminos que salen del casco antiguo.

El castillo fue construido durante los siglos XVI y XVII, aunque los restos arqueológicos (visitables gratuitamente) demuestran que el lugar ya estaba habitado desde tiempos antes de Cristo. Igualmente, a lo largo de los años se ha ido reformando, llegando a convertirse en un interesante lugar de convenciones, con cafetería, zona arqueológica, bares y una enorme terraza desde donde admirar la totalidad de Ljubljana. Aunque es recomendable subir a la torre y admirar la panorámica de la ciudad, nosotros decidimos no hacerlo porque nos pedían pagar entrada y ya nos habíamos dejado suficiente dinero a lo largo del viaje en otras muchas entradas.

Parque Tívoli

Finalmente, si con todo lo que tiene el casco antiguo para ofrecer no tenéis bastante de Ljubljana, otro de los grandes atractivos (nosotros no tuvimos tiempo de ir) dicen que es el Parque Tívoli, un enorme parque público que es un punto de encuentro clave de la ciudad. Su paseo central también fue proyectado por Plecnik y se pueden encontrar en él habitualmente exposiciones temporales. Se puede pasear, ir en bici o también visitar un invernadero, leer en una biblioteca al aire libre, nadar en la piscina, etc. Así que si buscáis un punto para relajaros, el Parque Tívoli es la mejor opción.

El mapa de Ljubljana

Para finalizar este artículo, os dejamos un mapa con los puntos de interés de Ljubljana enumerados anteriormente para que le sea un poco más sencillo orientarse.