Colmar fue nuestra base de operaciones durante la escapada que hicimos en la Alsacia para visitar los mercadillos de Navidad. Con buenas comunicaciones y con una amplia oferta de alojamientos, era perfecta para pasar las noches y estaba relativamente cerca de la mayoría de pueblos de la región que queríamos visitar.

Colmar es capital del departamento del Alto Rin y no exageramos si decimos que, seguramente, es una de las ciudades más bonitas y pintorescas de Francia.

Como la mayoría de pueblos de la Alsacia, las calles de Colmar recuerdan al pueblo donde vivía la Bella de la película La Bella y la Bestia de Disney. Todo su entorno está rodeado de viñedos, pero esto también recibe el apodo de la Capital de los Vinos de Alsacia.

Qué visitar en Colmar

La Petite Venise

La Pequeña Venecia es un barrio de casitas tradicionales alsacianas que se ubican a lo largo de la orilla del río Launch. Es uno de los puntos más pintorescos y bonitos que se pueden visitar en Colmar. Son habituales los paseos en barca por el río, aunque en invierno el frío es intenso, así que, si os apetece pasear, abrigaros bien.

Quai de la Poissonnerie y Quartier des Tanneurs

Otro barrio imprescindible de Colmar es el distrito de la Pescadería (Quai de la Poissonnerie), llamado así porque aquí se instalaron los pescadores de la ciudad. Aparte, también está el Distrito de los Curtidores (Quartier des Tanneurs) que, como en el caso de los pescadores, lleva este nombre por el oficio de las personas que vivían en esta zona. Aquí las casas destacan por su entramado de madera sobre fondo de color blanco.

Casa Pfister

Es el primer ejemplo de arquitectura renacentista en la ciudad. Fue construida durante la primera mitad del siglo XVI por el sombrerero Ludwig Scherer. Se la considera la casa más bonita de Colmar gracias a sus impresionantes frescos.

Casa Koifhus

Este edificio fue construido a mediados del siglo XV para acoger la Antigua Aduana de la ciudad, convirtiéndose en el edificio civil más grande de Colmar en aquella época.

Casa de las Cabezas

Este edificio de principios del siglo XVII, debe su nombre a las 106 cabezas que decoran su fachada. Coronando la casa se encuentra la estatua de un botero que fue añadida en 1902.

Casa de la Policía

Es uno de los edificios más emblemáticos de la Plaza de la Catedral. Comenzó siendo el ayuntamiento de la ciudad y, más tarde, pasó a ser el lugar de guardia de la policía. Fue construida sobre las ruinas de la Iglesia de San Martín, de la que hoy en día únicamente se conserva una cripta, declarada Monumento Histórico.

Casa Adolfo

También ubicada en la Plaza de la Catedral, fue construida a mediados del siglo XIV. De hecho, se considera que es la casa más antigua de Colmar. Su fachada de estilo gótico alemán fue declarada Monumento Histórico.

Colegiata de San Martín

Es el recinto religioso más grande de la ciudad y se la considerada una de las mayores y más bellas iglesias góticas de la región de la Alsacia. Se puede visitar todos los días de 08.00 a 18.30 horas de manera gratuita.

Iglesia Dominicana

Santuario construido en el siglo XII por la Orden de los Predicadores. Durante sus muchos siglos de historia ha sufrido numerosas transformaciones. Actualmente, alberga algunas de las principales obras de arte del pintor alemán Martin Schongauer. La entrada es conjunta con el Museo Unterlinden.

Iglesia de San Mateo

Fue construida en el siglo XIII por los franciscanos, pero con la Reforma Luterana de finales del siglo XVI, la iglesia pasó a manos de los protestantes. Gracias a su impresionante acústica, aquí se celebra cada año el Festival Internacional de Música de Colmar.

El horario de apertura es de 10.00 a 12.00 y de 15.00 a 17.00 horas. Durante las celebraciones de misa permanece cerrada al turismo. La entrada es gratuita.

Antiguo Convento de los Dominicos

La parte más antigua del edificio es el claustro que data del siglo XII. Tras la Primera Guerra Mundial pasó a ser la Biblioteca Municipal, albergando más de 1.200 manuscritos, el más antiguo del siglo VIII.

Museo Unterlinden

Es uno de los museos más visitados de Francia. La pieza principal de la exposición es el Retablo de Isenheim, un políptico catalogado como una de las grandes joyas del gótico alemán.

La entrada general cuesta 8 € y la reducida 5 €, una entrada que también da acceso a la Iglesia Dominicana.

Dónde aparcar en Colmar

No es fácil encontrar sitio para aparcar en Colmar, por eso os dejamos la referencia de unos aparcamientos muy cercanos al centro donde os aconsejamos que vayáis directamente si no queréis perder mucho tiempo dando vueltas y vueltas sin encontrar sitio donde dejar el coche.

  • Parking Rapp: la primera hora es gratuita.
  • Parking Place de la Cathédrale: es gratuito de 19h a 9h y los domingos, pero habitualmente está lleno.
  • Parking de la Montagne Verte: es el que utilizamos nosotros durante todos los días y está al lado de la iglesia de Saint Matthieu. Es al aire libre y se debe pagar durante el día, pero suele haber mucho movimiento y es muy grande.

Alojarse en Colmar

En función del momento en que viaja es muy importante reservar el alojamiento con mucha antelación, sobre todo si tiene previsto visitar la región durante las fechas navideñas. Los precios van subiendo a medida que se acercan las fechas y la disponibilidad baja mucho.

Nosotros reservamos dos noches en una casa particular, lo que los franceses llaman Chambres de Hotes, y que es el equivalente a los mundialmente conocidos B&B.

Nuestra elección fue la Chambre de Hotes Cour du Weinhof (Rue des Marchands, 12, Colmar), ubicada en pleno centro de Colmar. Dos noches en habitación doble (el baño estaba fuera de la habitación, pero era sólo para nosotros) y desayuno incluido nos salieron por 170 €.

La casa es increíble. Está limpísima y todos los detalles cuidados al milímetro. La única queja que tenemos es que los propietarios no son lo que se llamaría la simpatía personificada. Hablaban poco inglés, casi todo nos lo decían en francés y “si no lo entiendes, es problema tuyo”. Eso sí, la ubicación, el precio y todo lo demás, ¡de 10!