A pesar de tener PortAventura a quince minutos en coche desde casa, hacía muchos años que no íbamos. Pero, este fin de semana nos decidimos y, por ello, queremos contaros nuestra experiencia visitando PortAventura con un bebé de 20 meses por Navidad.

Aprovechando el inicio de la temporada navideña en PortAventura, decidimos ir a pasar el domingo. Nos daba miedo que la pequeña no fuera lo suficiente “mayor” para disfrutar de la experiencia, pero no podíamos estar más equivocados. Se lo pasó pipa!

Como siempre, romper con la rutina y hacerlo con los padres, ya es para ellos toda una aventura. Sin embargo, tengo que decir que, desde el minuto en que atravesamos la puerta del parque su cara de sorpresa no cambió hasta que volvimos al coche, después de casi 9 horas por PortAventura.

Visitar PortAventura Park en Navidad

Cuando decidimos pasar un día en PortAventura teníamos claro que preferíamos esperar al inicio de la temporada de Navidad. No nos acaba de gustar mucho esto del Halloween, que era la celebración anterior que había acogido el parque.

Evidentemente, te encuentras casi todos los rincones de PortAventura decorados con motivos navideños, luces de colores, cañones de jabón que simulan ser nieve… Sólo con todo esto, nuestra pequeña viajera ya habría sido feliz. Ahora bien, poder subir a varias atracciones con ella, fue la bomba!

Qué hacer en PortAventura con un bebé?

Aunque si visitas PortAventura con un niño/a de 3 o 4 años, éste podrá disfrutar de muchas más atracciones, en el momento cuando los bebés caminan, tienen la oportunidad de subir a bastantes atracciones donde disfrutan mucho.

En cada área temática hay atracciones donde tienen acceso los bebés, como las Canoes en la Polinesia, los Potrillos en México o el Carrousel en el Far West. Pero, aparte, hay una área temática enfocada especialmente para los niños: Sésamo Aventura.

Nuestra pequeña viajera se lo pasó pipa conduciendo un tractor por La granja de Elmo o viendo el espectáculo con los personajes de Barrio Sésamo. Tened en cuenta, sin embargo, que hay atracciones que sólo son aptas para niños que hagan más de un metro de altura, por eso os decía que con 3 o 4 años aún lo pasarán mucho mejor.

Ir con el tren que recorre todo el parque desde el Mediterráneo hasta el Far West en unos 15-20 minutos también fue una súper aventura. Tres días después todavía nos va diciendo el tren, el tren, txútxú…!

Además, en el área de China, durante las fiestas de Navidad, instalan lo que llaman La Burbuja de los deseos. Es una especie de iglú lleno de porexpan que simula ser nieve. Hay que pagar 3 € para que los niños puedan entrar durante 15 minutos. Nuestra pequeña lo pasó pipa tirándose “nieve” por encima y, a la salida, recibió un peluche de regalo.

Finalmente, algo que nos encantó fue El Bosque Encantado, el recorrido guiado que se hace por un laberinto para llegar hasta Papa Noel. La decoración es una pasada! Hay que decir que la cola que hicimos nosotros para acceder no superó los 15 minutos, tal vez si hubiéramos tenido que hacer mucha más, no nos habría parecido tan espectacular.

Ah! Tenged en cuenta que al llegar a Santa Claus no podéis hacer la fotografía vosotros y, si la queréis, deberéis pasar por caja. ¿Sabéis cuando vale? 15 €! Nos pareció un robo, pero, supongo que como debe pasar a la mayoría de parques temáticos.

Si media hora antes de que el parque cierre sus puertas vuestro pequeño o pequeña aún resiste, vale la pena que esperéis en el área de l Mediterránea, cerca de la salida, para ver el desfile de Navidad y el espectáculo de agua y fuegos artificiales que hacen cada día justo antes de cerrar. Evidentemente, fue el colofón que le faltaba a nuestra pequeña viajera para irse a casa aún más feliz y alucinada.

Elegid bien las fechas y planificad la visita

Supongo que esto es obvio, pero visitar PortAventura en temporada alta puede ser un auténtico infierno.

Durante el otoño y el invierno, a excepción de los puentes o los períodos vacacionales, el parque únicamente está abierto los fines de semana y, aunque hay gente, si tenéis la oportunidad de visitarlo un sábado o domingo fuera vacaciones escolares, lo pasaréis mucho mejor.

Sinceramente, teniendo en cuenta que era el primer fin de semana en que el parque celebraba la Navidad, esperábamos encontrar mucha más gente, pero cuál fue nuestra sorpresa al ver que las colas para las grandes atracciones no superaban los 10-15 minutos de espera.

Nuestro objetivo era que la niña disfrutara del parque y de todo lo que estaba destinado a ella, sin embargo, no os voy a engañar que, al ver la poca cola que había en algunas atracciones, no me pude resistir a probar Shambala por primera vez o rememorar sensaciones en el Dragon Khan o en Stampida.

Así pues, si no habéis estado nunca en PortAventura y os apetece disfrutar pequeños y mayores, intentad ir un fin de semana “normal”.

Si esto no puede ser y tenéis ganas de probar alguna de las atracciones más fuertes y concurridas, sed puntuales, mirad el mapa antes de entrar e id directamente. A primera hora, evidentemente, hay menos gente.

De todos modos, si os apetece pasear tranquilamente, el parque está diseñado para que puedas recorrerlo completamente haciendo un camino casi circular, así que, pasaréis por delante de todas las atracciones sí o sí.

¿Qué servicios ofrece PortAventura para facilitar la visita con un bebé?

Todo el parque está adaptado para poder pasear tranquilamente con sillita. Es más, también tienen a disposición de los visitantes para alquilar. Pensad que se camina mucho, así que, por mucho que vuestro hijo/a esté acostumbrado a caminar, tal vez os salga a cuenta alquilar una para que pueda descansar algunos ratos.

El precio del alquiler del carrito individual es de 7 €, el carrito doble de 12 € y también se pueden alquilar sillas de ruedas. La manual tiene un coste de 9 € y la que lleva motor, 30 €.

Por otra parte, en todos los restaurantes tienen tronas disponibles y todos los aseos tienen unas salas muy amplias donde poder cambiar pañales.

PortAventura con un bebé por Navidad

Conseguir entradas con descuento

No nos engañemos. El precio de las entradas de PortAventura Park es caro: 48 € los adultos y 40 € los niños de entre 4 y 10 años y los mayores de 60 años. Si queréis, podéis comprarlas online.

Me diréis que hay parques temáticos en el mundo donde las entradas valen el doble o, incluso, el triple, y tenéis razón. Supongo que el hecho de tenerlo al lado de casa hace que valorames que el precio es alto.

Ahora bien, la ventaja de PortAventura es que habitualmente se pueden encontrar promociones para conseguir entradas a 2×1 o con descuento. Basta con remover un poco por la red y, a buen seguro, que acabáis encontrando alguna promoción: por ser clientes de La Caixa, recogiendo un número determinado de etiquetas de refrescos…

Otra opción que abarata el precio de las entradas es alojarse en alguno de los hoteles que conforman el complejo PortAventura World, pero claro, esto sólo es factible si os planteáis pasar más de un día seguido en los parques.

Finalmente, en el caso de que tengáis la intención de visitar PortAventura Park varias veces durante la temporada, valorad muy seriamente la opción de haceros el pase anual.

El precio del pase para tener acceso a PortAventura Park durante todo un año es de 158 € para los adultos y de 128 € para los niños de entre 4 y 10 años y los mayores de 60 años. Si hacéis cuentas, veréis que sólo que vayáis 4 veces en un año, ya os habrá compensado.

Además, con el pase del aparcamiento es gratuito. De la otra manera, el precio del aparcamiento es de 12 € por vehículo o de 14,50 €, en caso de que lo quieras dejar en una zona más cercana a la entrada (no vale la pena la diferencia para caminar dos minutos menos).

Así pues, si os planteáis visitar el parque 3 o 4 días, sin estar alojados en uno de los hoteles del resort, valorad muy seriamente la opción de haceros el pase anual.

¿Habéis estado en PortAventura Park? ¿Cuál creéis que es la mejor época para ir?