Osaka fue la última parada de nuestra luna de miel de 10 días por Japón. Llegamos bastante cansados y no exprimimos la ciudad todo lo que se merecía. Sin embargo, no quisimos perdernos algunos de los puntos imprescindibles de la ciudad.

Por ello, si como nosotros sólo tenéis la oportunidad de estar unas horas en esta gran urbe, os dejamos esta guía para visitar Osaka en 1 día.

Osaka en un día

Osaka no es una ciudad especialmente atractiva, pero tiene un aire peculiar que se incrementa por las noches con las calles iluminadas por neones intermitentes. Además, los últimos años ha ganado muchos adeptos por su buena cocina.

El transporte público de Osaka

Osaka tiene una extensa red de autobuses, pero toda la información está en japonés, por lo que no es fácil usarla por los turistas. Lo más recomendable es el metro. Las líneas Midosuji, Chuo y Tanimachi son las más usadas por los turistas para moverse entre los puntos más atractivos y las estaciones de trenes.

Por 2.000 yenes, existe el Osaka Amazing Pass que permite usar metro, autobús y ferrocarril por dentro de la ciudad durante un día. Aparte, también ofrece entradas gratuitas y descuentos en varias atracciones.

Por otra parte, también existe el Osaka One-day Pass que permite usar metros, tranvía y autobuses, pero no la línea OTS. Cuesta 850 yenes y se activa cuando se utiliza por primera vez. Se puede comprar en el metro o en los quioscos.

El billete individual cuesta unos 200 yenes (varía en función del trayecto).

Qué visitar en Osaka

Edificio Umeda Sky

Diseñado por Hara Hiroshi, el mismo arquitecto que hizo la estación de Kioto, este edificio es uno de los más impresionantes de Osaka. Está compuesto por dos torres gemelas unidas a modo de arco de triunfo futurista.

La subida hasta los miradores superiores es bastante divertida si no se tiene vértigo: para subir los cinco últimos pisos se cogen unas escaleras mecánicas de vidrio que cruzan el espacio que hay entre las dos torres. Cuando se sale de las escaleras se puede comprar la entrada para el mirador, aunque desde las escaleras uno ya se ha hecho la idea de las vistas.

Se accede al edificio por un pasaje subterráneo que sale al norte de las estaciones de Osaka y Umeda. Nosotros nos acercamos para ver las torres de cerca, pero ya no nos quedaban energías para subir…

Bajo las torres está el callejón Takimikōji, recreación de una antigua calle de mercado del periodo Shōwa, lleno de restaurantes y izakaya (pubs-casa de comida).

  • Horario del mirador: de 10 a 22.30 h.
  • Precio del mirador: 700 yenes.

Osaka-jō

Este castillo se construyó como una demostración de poder de Hideyoshi Toyotomi, cuando consiguió unificar el país. Más de 100.000 hombres trabajaron durante tres años para levantar esta fortaleza.

Las obras terminaron en 1583, aunque 32 años después fue destruido. Diez años después se volvió a levantar para volver a destruir el 1868. Finalmente, la estructura actual es una reconstrucción de hormigón de 1931.

La puerta Ote-mon, o entrada principal, está a 10 minutos al norte este de la estación Tanimachi-yonchōme, de las líneas de metro Chuo y Tanimachi. También se puede coger la línea circular de JR y entrar por la parte trasera desde Osaka-jō-kōen.

  • Horario: de 9.00 a 17.00 h.
  • Precio de la entrada al castillo: 600 yenes.

Dotombori

Es la zona, del barrio de Minami, más animada y característica de la ciudad. Va desde Dotombori-gawa hasta la galería comercial de Dotombori.

A continuación, os proponemos un posible recorrido a seguir por la zona (al final del artículo hay un mapa con todos los puntos marcados):

Saliendo desde la estación de metro de Shinsaibashi, se puede comenzar paseando por el barrio Amerika-Mura (recibe el nombre por los comercios estadounidenses que se instalaron en la zona tras la 2GM), donde está el llamado parque triangular, un buen punto para ver desfilar fashion victims, y donde hay unas extrañas luces con formas humanas. También hay una mural de la paz y una pequeña Estatua de la Libertad.

Se continúa por Shinsaibashi-suji, el mercadillo/galería comercial más célebre, lleno de locales de apuestas, bares de música, restaurantes y de gente que quiere llamar la atención de los turistas gritando irasshaimase.

En el otro extremo está Ebisu-bashi, un concurrido puente sobre el Dotombori-gawa rodeado de neones y con el famoso anuncio de Glico justo al lado. Al final del puente, a la derecha, se ve la fachada neorrenacentista del teatro Shochiku-za.

Cuando se llega al hasta el cangrejo gigante de Kani Dōroku, girad a la izquierda para ir a las galerías Dotombori, llenas de tiendas, de paradas de takoyaki y carteles enormes.

Antes de llegar a la vaca gigante, girad a la derecha hacia el centro comercial Senichi-mae y luego de nuevo por un callejón de adoquines donde está el cartel de madera del Hōzen-ji yokocho, que desemboca en el Osaka más antiguo a la luz de los farolillos. Al final a la izquierda, hay una puerta hasta el diminuto Hōzen-ji.

Osaka en un día

Después de cruzar el templo se vuelve a Senichimae y en Dotombori, para seguir hacia Tazaemon-bashi, otro puente. Desde el otro lado del paseo se puede degustar una bandeja de los tradicionales takoyaki. Desde allí, hay un paso por debajo de Ebisu-bashi que va hasta Midō-suji-Doria, donde se puede dar un paseo por el bulevar hasta regresar a la estación de metro de Shinsaibashi.

Sincertament, esta zona de Osaka nos encantó. La mezcla de modernidad, publicidad y surrealismo nos entuasiasmó. Ciertamente, el resto de la ciudad no tiene un gran atractivo, pero perdernos por ruidosas calles de Dotombori fue magnífico!

El mapa de Osaka

Para finalizar este artículo, os dejamos un mapa con los puntos de interés de Osaka enumerados anteriormente, para que os sea un poco más sencillo orientaros.