El tiempo no nos acompañó mucho durante nuestra escapada de 4 días a Oporto, sin embargo, después de tres primeros días muy intensos, no queríamos marcharnos de esta ciudad portuguesa sin visitar las zonas de la Ribeira, la desembocadura del río Duero y Vila Nova de Gaia.

Antes, sin embargo, a primera hora de la mañana, aprovechando que no llovía, quisimos acercarnos hasta el mirador que hay justo delante de la Catedral para contemplar una de las mejores panorámicas sobre la ciudad. En el interior de la Basílica entraríamos después de comer, ya que a esas horas aún no estaba abierto.

Desde allí fuimos descendiendo por un laberinto de callejuelas, hasta llegar a la Ribeira, posiblemente la imagen más icónica de la ciudad, con las casetas de color y el Ponte Luis I como grandes protagonistas. Aunque ya habíamos visto la Ribeira de noche, durante nuestro primer día en Oporto, vale la pena pasear con luz y en un horario mucho menos concurrido, en el que la mayoría de restaurantes aún no han abierto.

Con tranvía hasta la desembocadura del río Duero

Otra de las imágenes icónicas de Oporto, son los antiguos tranvías que recorren algunos de los principales calles de la ciudad. El resto de días que habíamos estado por la ciudad, no habíamos tenido la oportunidad de subirnos a uno de ellos, pero no queríamos marcharnos de Oporto sin probarlos.

En lugar de coger la línea 22, que es una línea circular que usan mayoritariamente los turistas, preferimos coger la línea 1 y hacer su recorrido completo, desde la parada Infante hasta la parada Passeio Alegre, justo al lado de la desembocadura al mar del río Duero, lo que se conoce como Foz du Douro.

escapada 4 días porto

Dicen que en verano es una zona muy bonita para disfrutar de la playa. En pleno mes de enero, la marejada era impresionante y hacía mucho respeto acercarse al borde del mar. Ahora bien, vale la pena ir hasta esa zona por el paseo en tranvía y también para disfrutar del espectáculo que ofrecen el río y el mar en unirse.

El trayecto en tranvía cuesta 2,5 € por persona y viaje.

Visitando Vila Nova de Gaia

Una vez terminado el recorrido en tranvía decidimos cruzar el Ponte Luis I e ir hasta la población de Vila Nova de Gaia, justo al otro lado de la Ribeira. Aunque forma parte del área metropolitana de Oporto, es una población independiente.

En esta zona son habituales las bodegas de oporto, el vino dulce tradicional de la zona, que ofrecen catas por precios relativamente populares. Basta con pasear por la avenida Diogo Leite para encontrar unas cuantas o carteles que indican cómo llegar a algunas que están un poco más escondidas.

escapada 4 días porto

Nuestra intención era hacer una cata en alguna de ellas, pero entre el aguacero que caía y que nos había hecho un poco tarde, decidimos entrar en un pequeño restaurante directamente a comer. Qué descubrimiento! En el restaurante Micha (Av. De Diogo Leite 158) comimos unas especialidades que nos recomendaron ellos mismos y que estaban buenísimas. El bacalao con nata, espectacular!

La Sé do Porto

Nuestros últimos instantes en una ciudad de Oporto bajo una lluvia que no nos daba tregua, decidimos dedicarlos a visitar la Sé do Porto, es decir, la Catedral.

El gran tesoro de esta basílica es su claustro, datado del siglo XIV y donde hay más de 20.000 azulejos (los llamados azulejos) que representan varios capítulos importantes de la historia de Portugal.

La entrada al claustro son 6 €.

Con esta esta visita pusimos el punto final a nuestra escapada de 4 días en Oporto. Para más información sobre esta escapada de 4 días a Oporto, podéis recuperar los siguientes artículos:

Para terminar, os dejamos este mapa donde encontrará indicados todos los puntos de interés que se han nombrado a lo largo del artículo, por si os puede ser de utilidad.