En casa nos gusta bastante la historia, por eso le propusimos a mi tío que nos hiciera una ruta por algunos de los espacios de la Batalla del Ebro. Él es catedrático de historia y un gran conocedor de todo lo que sucedió en aquella etapa de la Guerra Civil.

Así pues, durante una mañana de domingo nos llevó a algunos de los escenarios más emblemáticos. Os adelanto que las horas se nos hicieron cortas y que ya le hemos pedido que la próxima primavera nos complete la ruta, pero, hoy por hoy, ya podemos hacer pequeña guía por si tenéis interés en conocer estos espacios.

Y es que, a veces no hay que ir muy lejos de casa para descubrir lugares que tienen mucho que contar, aunque sea una historia llena de tristeza y muerte.

Breve historia sobre la Batalla del Ebro

La Batalla del Ebro fue el enfrentamiento de las mejores unidades militares del Ejército Popular de la República y el ejército franquista. Un enfrentamiento que se prolongó durante 115 días, donde se calcula que perdieron la vida más de 100.000 personas y que fue decisivo para la conquista de las tropas franquistas del territorio catalán.

¿Qué espacios se pueden visitar?

Los Espacios de la Batalla de l’Ebre están ubicados, mayoritariamente, en la comarca de la Terra Alta y son una veintena, más diferentes centros de interpretación.

Evidentemente, se necesita más de un día para hacer la ruta completa, pero, en esta ocasión, mi tío decidió llevarnos a cuatro de los puntos más importantes.

La ruta la empezamos en la Punta Alta, una colina de 705 metros ubicada en la Sierra de Pàndols, en el término municipal de El Pinell de Brai, desde donde se tenían unas magníficas vistas de toda la sierra. Este espacio fue el escenario de duros combates y, actualmente, hay un monumento y varias placas que recuerdan a los soldados caídos en la batalla.

La segunda parada la hicimos en el Coll del Moro, al oeste de Gandesa. Aquí fue donde los mandos franquistas instalaron su observatorio, desde donde se dominaba todo el frente. De hecho, el mismo Franco dirigió desde ese punto la tercera ofensiva contra las defensas republicanas en septiembre de 1938. Es por este motivo que, este espacio, también recibe el popular nombre del mirador de Franco.

espacios batalla ebre coll del moro

A continuación, nos dirigimos hacia uno de los espacios con más simbolismo: el Poble Vell de Corbera d’Ebre. Durante la Batalla del Ebro el pueblo sufrió numerosos bombardeos y quedó prácticamente derribado, por lo que los vecinos se trasladaron a vivir a la parte baja del municipio.

Las ruinas de las antiguas edificaciones, se han convertido en un símbolo de uno de los episodios más trágicos de la historia reciente. De hecho, impacta recorrer aquellas antiguas calles llenas de escombros y ver lo poco que quedó de la iglesia original. De hecho, incluso, en medio del campanario se puede ver uno de los misiles que lanzó la aviación franquista y que no llegó a impactar porque se quedó allí enganchado.

Para acceder al Poble Vell hay que pagar 2 € que se destinan íntegramente a la conservación de los muros y los espacios que aún quedan en pie.

La última parada, antes de comer en el Hotel Restaurante Nuevo Moderno, fue al espacio dels Quatre Camins que hay poco antes de la entrada del pueblo de Vilalba dels Arcs. Allí fue donde tuvo lugar la derrota del Tercio de Montserrat, la única unidad catalana del ejército franquista, cuando intentaba conquistar la Punta Targa. Actualmente, hay un espacio de homenaje a todas las víctimas de la batalla.

Evidentemente, como os he comentado con anterioridad, nos quedó mucho por ver. La pequeña viajera vino con nosotros, así que el ritmo lo tuvimos que adaptar a ella, aunque, como ocurre habitualmente, se portó genial.

En caso de que hagamos segunda parte de la ruta, que espero que así sea, ya podéis contar con que también habrá segunda parte de este artículo.

Alojamiento en Corbera d’Ebre

Si estáis pensando en hacer noche en la zona de la Terra Alta, os recomendamos que hechéis un vistazo a los apartamentos rurales Els Temporers. Nosotros no nos hemos alojado en ellos, pero conocemos a sus propietarios y estamos convencidos de que os tratarán como en casa! Tienen disponibles apartamentos para dos personas, pero también para familias y ofrecen servicios para niños muy pequeños, como cuna, trona o ducha.

¿Os gusta conocer espacios históricos, aunque hayan sido escenario de momentos tan trágicos?