La primera parada de nuestro roadtrip por Florida fue la ciudad de Miami. A continuación, os dejamos una guía con consejos y todos los detalles para visitar Miami durante dos días, pero antes tenemos que dejar clara una cosa.

Es importante diferenciar Miami de Miami Beach. Y es, aunque la imagen de Miami Beach es la que todo el mundo suele asociar a Miami, son dos ciudades diferentes. Pegadas la una a la otra, pero diferentes.

Así pues, en este artículo encontraréis una guía sobre qué visitar en Miami en 2 días. Por otra parte, en este otro artículo podéis leer nuestra la guía para visitar los puntos más emblemáticos de Miami Beach.

Qué visitar en Miami

Nuestra primera tarde en Miami nos la tomamos con calma absoluta. Hicimos una visita al supermercado para comprar los básicos que podíamos necesitar viajando con la becaria y nos estuvimos en el motel descansando. El objetivo era que la becaria superara el jetlag lo más rápidamente posible.

Al día siguiente, muy pronto por la mañana (la becaria decidió a las cuatro de la madrugada que ya había dormido lo suficiente), nos dirigimos hacia nuestra primera parada en Miami: el distrito artístico de Wynwood.

El distrito artístico de Wynwood

El arte urbano ha transformado esta zona decadente en una zona moderna, llena de galerías de arte, restaurantes de diseño, tiendas de antigüedades y locales de moda.

A partir de los años 50 comenzaron a llegar al barrio muchos inmigrantes y durante muchos años fue un barrio conflictivo, ya que había muchos almacenes abandonados donde reinaba la delincuencia.

Ahora bien, a principios de los años 2000, la fisonomía del barrio fue cambiando hasta convertirse en lo que es hoy en día: una especie de galería de arte al aire libre.

Aunque no somos muy fans del arte urbano, lo cierto es que la zona nos gustó muchísimo. El centro neurálgico del barrio es Wynwood Walls, un recinto al aire libre donde se pueden contemplar numerosos graffitis y también algunas esculturas.

Lo que hicimos nosotros fue aparcar el coche cerca de Wynwood Walls (1,50 $ la hora de zona azul), que aún no estaba abierto (abren todos los días a partir de las 10.30 horas), y pasear por las calles de alrededor que están llenas de paredes con graffitis increíbles.

Cuando llegamos al barrio no había casi nadie, pero cuando a las 10.30 horas abrieron Wynwood Walls aquello ya era un no parar de gente…

Little Habana

Otro de los puntos más conocidos de Miami es el barrio de Little Habana o la Pequeña Habana. Esta fue nuestra siguiente parada después de recorrer el barrio artístico de Wynwood.

El centro de esta zona es la Calle 8, con sus tiendas, muchas de ellas de cigarros, y restaurantes.

En esta calle también se encuentra el parque Máximo Gómez, donde se reúnen diariamente grupos de gente para jugar al dominó. Nos sorprendió cuán pequeño era este espacio. Nos esperábamos una plaza o parque mucho más grande.

La Calle 8 también está llena de murales que recuerdan a Cuba y si vais mirando al suelo veréis que hay un paseo de la fama, con estrellas cubanas o latinas.

Aquí se nos hizo la hora de comer y decidimos entrar en el recomendado The Pub, donde se puede degustar auténtica comida cubana. Pagamos 28 $, con propina incluida, por dos sandwiches y unas patatas rellenas, que estaban muy buenas. El servicio fue bastante mejorable, pero a la becaria le encantó que el local tuviera música en directo. Tened en cuenta que en un lateral tiene aparcamiento gratuito para la clientela.

Antes de irnos de Little Habana, aunque no soporto su olor, entramos en el establecimiento Cuba Tobacco Cigar Factory, para ver cómo fabricaban los tradicionales cigarros manualmente. Aparte de esta, hay numerosas fábricas de cigarros a lo largo de la calle, pero los precios de los cigarros son igual de caros en todas ellas.

Bayside Marketplace

Justo al lado del American Airlines Arena, està Bayside Marketplace, un centro de restauración y de ocio desde donde salen los barcos que hacen los recorridos por Biscaine Bay, por las islas donde están las grandes mansiones.

Los recorridos suelen durar alrededor de una hora y media y tienen un coste de unos 20 $ por persona. Los barcos suelen salir cada hora a partir de las 10.30 y hasta las 19 horas.

Si os gusta la película Forrest Gump, debéis saber que aquí hay un restaurante de la cadena Bubba Gump.

Key Biscaine

Pensándolo con perspectiva, creo que puedo afirmar que esta fue una de las zonas que más nos gustó de Florida.

Para llegar a Key Biscaine se debe cruzar por el Rickenbacker Causeway (1,5 $), una carretera que va por encima del océano y que primero pasa por Virgina Key, una pequeña isla donde está el Miami Seaquarium.

En el punto más al sur de Key Biscaine está el parque estatal Bill Baggs. Hay que pagar 8 $ por acceder con el coche. Allí se conserva el Cape Florida Lighthouse, construido en 1825. Este faro es la estructura más antigua del Sur de Florida.

La zona es muy bonita y, a pesar del viento, fue muy agradable pasear. Es un lugar perfecto para ir a dar un paseo en bicicleta, hacer un picnic…

A continuación, nos dirigimos hacia la zona norte donde, según habíamos leído, había una de las playas mejor equipadas y con más servicios para ir con niños: Crandon Beach Park. Aunque tuvimos que pagar 5 $ más para aparcar (en Miami gastamos una barbaridad en zonas azules y aparcamientos), el tiempo que pasamos en aquella playa rodeada de palmeras y nada masificada fue increíble!

Hay vestuarios, aseos, zona de picnic, barbacoas… Mucho más tranquila que Miami Beach, es un lugar perfecto para ir a pasar el día. Sinceramente, nos gustó mil veces más esta playa que la mítica Miami Beach!

Un partido de la NBA en el American Airlines Arena

Cuando estuvimos en Nueva York nos quedó pendiente asistir a un partido de la NBA. En agosto no había competición, pero en esta ocasión no teníamos excusa.

La ventaja de la NBA es que el calendario de partidos, y sus respectivos horarios, está disponible, habitualmente, desde principios de agosto. Así pues, en cuanto pudimos comprobar que nuestras fechas coincidían con un partido en el American Airlines Arena, el estadio donde juegan los Miami Heats, compramos las entradas.

partido nba miami

Comprar las entradas para un partido de la NBA

La compra de entradas la hicimos a través de la web Hello Tickets, una start-up española que tiene acuerdos con muchos proveedores de entradas. El proceso de compra fue muy sencillo, ya que puedes escoger en qué sector del estadio sentarte y, incluso, comprobar cómo se ve la pista desde aquella zona. Sobra decir que los precios de las entradas varían en función de la antelación de compra, pero también de la ubicación dentro del pabellón.

Para una vez que íbamos decidimos que lo queríamos ver bien, así que compramos entradas en una esquina, relativamente cerca de la pista, por 130 € cada una. Si no queréis gastaros tanto dinero, esperad a última hora y, si queda disponibilidad, es posible que encontréis tickets en la zona más alejada por 5-10 $.

Una vez hecha la compra recibimos por correo electrónico un comprobante, pero las entradas no nos llegaron hasta un par de días antes del partido. Eso sí, eran en formato móvil, así que ningún problema por no tener lugar donde imprimirlas.

Cuando el show es mucho mejor que el partido

Fuimos a ver el partido de la NBA porque era una ilusión que tenía desde hacía muchos años Álex. Ahora bien, he de reconocer que, tanto la becaria como yo, nos lo pasamos pipa!

Lo de menos es el partido. El espectáculo es constante. Música que no se detiene, juegos de luces, imágenes en las pantallas del estadio, la mascota, las animadoras… No me enteré que los Miami Heats perdían hasta que sólo quedaban 3 minutos de juego… ¡Imaginaros mi interés por el partido!

Lo más curioso fue ver que mi desinterés por el baloncesto no era algo puntual. Mucha gente se paseaba por los pasillos interiores del estadio y se miraba el partido desde los televisores mientras tomaba una cerveza!

Sinceramente, aunque sea un deporte que no os llame la atención, os recomiendo muchísimo que vayáis a un partido. ¡El espectáculo que lo rodea es brutal! A la becaria le compramos una gorra y un dedo de goma y, aunque todavía arrastraba jetlag, se lo pasó genial cantando, bailando y alucinando con todo lo que pasaba a su alrededor. Os aseguro que los días que ha ido a ver un partido de fútbol en el campo del Nàstic, ¡no lo ha pasado ni la mitad de bien!

Por cierto, tened en cuenta que en el pabellón se pueden entrar cámaras de fotos y cochecitos, pero os los harán dejar a la consigna. Así que, sobre todo por la cámara, para evitar el riesgo de que pueda desaparecer, mejor que la deje al alojamiento.

Aparcar cerca del American Airlines Arena un día de partido

Encontrar sitio para aparcar cerca del American Airlines Arena y no dejarnos un riñón era algo que nos preocupaba. Pero, por suerte, encontramos un aparcamiento donde pudimos dejar el coche por sólo 10 $!

Os puede parecer caro, pero dejar el coche en el descampado que había justo delante del estadio costaba 30 $… Los poco más de cinco minutos que tuvimos que caminar entre el aparcamiento y el American Airlines Arena nos compensaron los 20 $ de diferencia.

Como es habitual, al final del artículo os dejaremos un mapa con las ubicaciones que hemos ido nombrando y allí encontraréis marcado este aparcamiento y otro de cercano que localizamos donde también hacían pagar 10 $.

¿Qué hacer para fin de año en Miami?

Nuestra estancia en Miami coincidió con la Nochevieja, así que antes de comenzar el viaje estuvimos indagando donde despedir el 2018 teniendo en cuenta que íbamos con una niña pequeña.

En Miami Beach hay numerosas fiestas en clubes privados, con entradas a precios no muy razonables, pero la mejor opción que encontramos fue la fiesta que hacen desde hace unos años en Bayfront Park, muy cerca de la American Airlines Arena .

Allí se hace un macroconcierto gratuito que organiza el músico Pitbull. El 90% del público que se concentra son familias latinas que viven en Miami y hay puestos de comida y bebida. Los precios no son muy populares, pero es Miami y fin de año…

La gracia es contemplar la cuenta atrás de la naranja Big Orange del Hotel Intercontinental mientras hay actuaciones musicales en el escenario. Una hora antes de la medianoche es Pitbull quien sube al escenario. Debo reconocer que me lo pasé muy bien porque no era consciente de la cantidad de canciones de este hombre que me sonaban.

fin de año en miami

La becaria se durmió al cochecito hacia las diez de la noche, así que para ella ni el concierto gratuito de Pitbull ni los fuegos artificiales tuvieron la menor importancia…

Ahora bien, una recomendación, el tráfico en esta zona de Miami ya suele ser muy complicado por naturaleza. Si no teneís ganas de alargar mucho la fiesta, cuando pasen dos minutos de la medianoche, huid de la fiesta, id a buscar el coche y marcharos de la zona lo más rápidamente posible. Si os lo tomáis con calma es posible que estéis horas en poder salir de allí… Si creéis que soy exagerada, leed lo que les pasó a la familia de Una peineta en mí maleta

El mapa de Miami

Para finalizar el artículo, os dejamos un mapa con los puntos de interés de Miami que hemos ido enumerando por si os puede ser de utilidad.

¿Os ha resultado útil toda esta información? ¿Creéis que olvidamos visitar algún lugar importante?