Cuando empezamos a planificar nuestra ruta por Florida nos dimos cuenta de que uno de los lugares que todo el mundo recomendaba visitar era el Kennedy Space Center, sobretodo viajando con niños.

Ubicado en el mismo Cabo Cañaveral, desde donde la NASA lanza los cohetes y los transbordadores espaciales desde 1958, el Kennedy Space Center es el centro de visitantes de la NASA.

No os vamos a engañar que, inicialmente, no nos hacía ninguna gran ilusión ir. De hecho, teniendo en cuenta que cada entrada costaba 52 $ (sin impuestos) nos planteamos, en más de una ocasión, eliminar la visita de la ruta. ¡Menos mal que no lo hicimos…!

¡El KENNEDY SPACE CENTER NOS ALUCINÓ!

Había leído las opiniones más que positivas de varios bloggers de viaje que hablaban de haber llegado al Kennedy Space Center con ganas cero de visitarlo. Supongo que, por este motivo, terminamos decidiendo a ir. Queríamos probar si nosotros también nos generaba una opinión positiva y, os aseguro, ¡que lo hizo!

Visitar el Kennedy Space Center con niños

Cómo visitar el Kennedy Space Center con niños

El Kennedy Space Center es muy grande y hay una zona donde sólo se puede acceder en un autobús propio del complejo, así que no está de más que planifiquéis un poco la visita en caso de que deseéis aprovechar el día al 100%.

En nuestro caso, como que viajábamos con la niña nos lo tomamos con relativa calma, pero, sin embargo, hicimos muchos kilómetros y estuvimos en muchísimas de las zonas visitables.

Cómo planifico la visita

A través de la página web del Kennedy Space Center se puede planificar una visita a través de un “Trip Planner que, en función de tus preferencias te organiza un tipo de visita y con una duración determinada.

Además, en la página web también se informa sobre posibles itinerarios a realizar en función de la edad de los visitantes. Hay rutas para hacer con niños menores de 10 años, con mayores de 10 años, sólo adultos, visitas de dos días…

Por otra parte, una vez se llega a la entrada del parque vale la pena ir al centro de información para que te guíen un poco para organizar la visita. Como mínimo, ir a buscar un mapa para orientarse dentro del complejo.

Sabed que, aparte de la entrada general, también se ofrecen numerosas actividades extra que hay que pagar aparte, unos 25 $ cada una. Se pueden reservar en el mismo centro de información.

Nuestra experiencia en el Kennedy Space Center con un bebé

Como ya os adelantábamos, nuestra experiencia visitando el Kennedy Space Center fue fantástica y totalmente recomendable.

Una vez dentro del Kennedy Space Center nos dio la bienvenida un jardín abierto donde hay varias reproducciones de los primeros cohetes que se lanzaron al espacio. Es el llamado Rocket Garden, donde lo mejor de todo es que puedes entrar dentro de algunas de las cápsulas de tamaño real.

Justo al lado accedimos al espacio Heroes & Legends donde se proyectan varios vídeos sobre qué es ser un héroe y las virtudes que debe tener un buen astronauta. A continuación, nos pasaron un film en 3D (la becaria flipó y luego no había quien le sacara las gafas…), visitamos una reproducción de una antigua sala de lanzamientos para llegar, finalmente, a una sala donde estaban los retratos de todos los astronautas de la NASA.

A continuación, nos dirigimos hacia la estación de autobuses que hay dentro del complejo donde se cogen unas lanzaderas, que pasan constantemente, para ir hasta el Apollo/Saturn V Center.

En este punto nos obligaron a dejar el cochecito antes de subir al autobús. No os preocupéis, hay sillitas disponibles sin coste en todos los puntos del recorrido donde se va parando.

Se calcula que para hacer todo el recorrido que ellos proponen, en el que también se visita el edificio donde se construyen los cohetes, se necesitan unas dos horas. Ahora bien, nuestra visita coincidió con el cierre del gobierno de Estados Unidos, con lo cual el recorrido estaba un poco recortado y nos llevaron directamente a la del edificio del Apollo/Saturn V Center.

Antes de entrar en un gran hangar donde hay uno de los cohetes Saturno expuesto, te muestran varios videos y salas de mando desde donde se controlaron las misiones a la luna. Ahora, lo mejor de todo es, sin lugar a dudas, el momento en que entras en el hangar y te encuentras ese “monstruo” frente a ti. ¡Alucinante!

Como se nos había ido haciendo tarde, decidimos comer bajo aquel cohete que, según la becaria, “volaba y lanzaba fuego”, antes de volver a coger el autobús para regresar a la zona del centro de visitantes.

La última “atracción” a la que accedimos fue el edificio Space Shuttle Atlantis, donde se puede ver uno de los transbordadores que ha hecho el viaje de ida y vuelta a la estación espacial internacional un total de 33 veces.

Lo que nos hizo falta aquí fue tener más tiempo para poder probar algunos de los simuladores de lanzamiento que hay, pero había mucha cola, más de tres cuartos de hora, y la becaria ya estaba bastante cansada.

Conclusión de la visita

Sólo por cómo está preparado todo el montaje en torno a la misión Apollo, del cohete Saturno y el transbordador Atlantis ya valió la pena la visita. Los americanos son únicos vendiendo qué buenos que son y lo bien que lo hacen todo y el Kennedy Space Center es un gran ejemplo de ello.

Son capaces de emocionarte en dos segundos y también tienen una gran capacidad para obviar algunos puntos de la historia que le harían perder un punto de heroicidad a la NASA. Pero, por algo, son los reyes de marketing.

Horarios del Kennedy Space Center

El Kennedy Space Center abre todos los días del año a las 9 de la mañana. En cambio, el horario de cierre puede variar en función de la temporada.

Precio de las entradas y del aparcamiento

El precio de la entrada es de 52 $ (más impuestos) para los adultos y de 42 $ para los niños de entre 3 y 11 años. Los menores de tres años entran gratuitamente.

Las entradas se pueden comprar justo en la entrada del parque, que es lo que hicimos nosotros, o bien con antelación en su página web. A veces comprándolas online ofrecen algún tipo de descuento, así que no está de más que lo consultéis.

El aparcamiento del Kennedy Space Center es de pago y cuesta 10 $ por vehículo.

Alojamiento cerca del Kennedy Space Center

Cocoa Beach es una de las poblaciones más cercanas al Kennedy Space Center con una amplia oferta de alojamiento con una relación calidad precio bastante buena (esto no quiere decir que sea barato).

Nosotros dormimos en el Ocean Landing Resort, un súper complejo con un par de piscinas y salida directa a la playa (aunque nos llovió y poco lo pudimos aprovechar). La habitación era tipo aparthotel, con una pequeña cocina, y tenía una cama doble y un sofá cama donde durmió cómodamente la becaria. Pagamos 140 $, sin desayuno.

¿Habéis estado en el Kennedy Space Center? ¿Qué os pareció?

Más artículos sobre la ruta por Florida:

Reserva aquí los mejores hoteles de Miami al mejor precio
Te regalamos 25 € por tu primera reserva con Airbnb. Haz clic aquí
Compara y compra aquí los bitlletes de avión al mejor precio
Encuentra las mejores ofertes en alquiler de coches con Auto Europe aquí
Canvia euros a dólares aquí i consigue un descuento con el código ENFAMILIA
Reserva tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí
Reserva aquí los mejores tours i excursiones por Florida en español

 

Código ético: Este artículo está escrito en base a nuestra propia experiencia, con información veraz que queremos que te sea útil a la hora de planificar tus viajes. Ten en cuenta que algunos enlaces de este post pueden ser de afiliación, es decir, que si realizas la compra de uno de los producto aquí mencionados siguiendo este enlace recibiremos una pequeña comisión que nos ayudará a cubrir el mantenimiento del blog, pero el uso de este enlace no incrementará el precio final para ti.